Make your own free website on Tripod.com

MANIFIESTO DE LA REBELIÓN DEL 29 DE OCTUBRE DEL 2000 DEL GRUPO DE ARTILLERÍA ANTIAÉREA 501-EP-CUARTEL DE LOCUMBA

 

 

A LA NACION PERUANA:

 

La ilegitimidád de Alberto Fujimori en la Presidencia de la República o Comandancia Suprema de las Fuerzas Armadas es la causa de la convulsión política y social del país desde el fraudulento proceso electoral en el que desde el 28 de julio del 2000 usurpa el poder. El hecho que recorte «su mandato» no cambia en absoluto su posición ilegítima del mando supremo. Su ilegitimidad lesiona la dignidad del Perú al extremo que tiene que intervenir la OEA en asuntos cuya solución compete en exclusiva a los peruanos.

 

José Villanueva Ruesta en la Presidencia del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y en la Comandancia General del Ejército hasta diciembre del 2000, de Yanqui hasta diciembre del 2001 y Cubas hasta diciembre del 2005, es totalmente indebida pues alcanzaron sus grados divisionarios por manipulación del «sujeto» Vladimiro Montesinos Torres prontuariado y expulsado del Ejército por delitos entre otros de traición a la patria.

 

La cúpula montesinista y generales enriquecidos con el tráfico de drogas, contrabando de armas y otros negociados comprometen muy gravemente la salud del Ejército y del pueblo peruano y por consi­guiente la existencia misma del Perú como Estado nacional soberano. La cúpula montesinista enferma de cáncer al País.

 

Y en vista del contubernio y corrupción generalizada del Comandante General del Ejército y su cúpula de generales que obtuvieron fraudulentamente sus grados, el suscrito consciente que la degradación del Ejército en partido político lo debilita comprometiendo la seguridad interna y externa de la patria; a la vez ha roto la cadena legítima, reglamentaria y ética del mando. Por consiguiente considérome exonerado de mi voto de subordinación y obediencia, y en virtud a ello decido:

 

1. Adherirme como primera unidad del Nuevo Ejército Peruano, no al parloteo de los politiqueros, sino al clamor y lucha del Perú profundo, desconociendo toda autoridad a los delincuentes Alberto Kenyo Fujimori Fujimori, José Villanueva Ruesta y Vladimiro Montesinos Torres, obstruyendo así sus pretensiones de degenerar al pueblo y Ejército Peruano.

 

2. A fin de salvaguardar el honor del Ejército Peruano y mantener incólume el de la fuerza a mi mando y puesto que permanecer acuartelado haría peligrar la integridad moral y operativa de mis huestes, emprendo una marcha de remembranza etnocacerista a fin de reeducar a mis soldados en el calor del pueblo del que somos parte.

 

3. Esta marcha se realizará por todo el territorio patrio y sólo en caso de ser hostigados o atacados o que el pueblo sea reprimido se hará uso de las armas.

 

4. Solo depondré las armas cuando se legitime la cadena de mando y haya un presidente verdaderamente elegido por el pueblo, a quien jurar subordinación y valor.

 

5. En caso de conflicto externo mi unidad interrumpirá su actitud y se encuadrará en la zona de responsabilidad contemplados en los planes de operaciones vigentes.

 

 

¡Viva el Perú, viva el Nuevo Ejército Peruano!

 

Ollanta Moisés Humala Tasso

Tte. Crl. Art.

Comandante del Grupo de Artillería 501